Buscando...
diciembre 28, 2009

Premier League: Chelsea 2 -1 Fulham


Con un furioso arreón en el segundo tiempo ante el Fulham, tras haber visto peligrar un invicto de 20 partidos en casa por la Premier, los Blues han recuperado la confianza en sí mismos. Zoltan Gera adelantó pronto a los Cottagers, pero Didier Drogba y un autogol del chaval Smalling sellaron la remontada local. El liderato está a salvo por otra jornada.

Tras haberle visto las orejas al lobo, e incluso haber metido la cabeza en las propias fauces de la bestia, el Chelsea se ha quitado la depresión y el mal fario de encima. Parecía que los Blues se habían olvidado de cómo ganar. Una derrota para los blues habría sido desastrosa, teniendo detrás al Manchester United detrás con tan sólo dos puntos de ventaja. Durante buena parte del encuentro de este lunes ante el Fulham estuvieron a punto de encajar un nuevo pinchazo que incluso les podría haber costado el liderato en la Premier.

Durante un buen lapso del partido, los blues se veían impotentes ante el buen trabajo defensivo de los vecinos de Londres, pero hubo gente que se rebeló en el Rebaño Blue. Didier Drogba, el primero. El Perro estaba hambriento de gol tras un poco fructífero mes de diciembre, y quiso despedirse a lo grande antes de marcharse a la Copa de África. Justificando, de paso, el pedido especial que hizo su club para que postergara su viaje al continente negro, al igual que Salomon Kalou y John Obi Mikel.

Pero la tarde empezó con un jarro de agua fría para las almas Blues. No iban ni cinco minutos de partido cuando el Fulham ya se estaba adelantando en el marcador con un remate de tijera del húngaro Zoltan Gera (m.4). Era el primer remate a los palos del encuentro, para más señas. El gol nació en una gran galopada de Konchesky por la izquierda, a espaldas de un Paulo Ferreira que empezaría así un calvario personal. El luso no paró a nadie en toda la tarde. Y Carlo Ancelotti supo quitarle a tiempo en el segundo periodo, metiendo a un Branislav Ivanovic que sería decisivo.

Antes de eso, hubo una búsqueda frenética del empate para los Blues en el primer cuarto de hora, con dos remates de Drogba que paró Mark Schwarzer, y otro de Lampard que también rechazó el meta australiano. La figura del portero rival comenzaba a atormentar al Chelsea, como lo hizo la de Joe Hart en el reciente choque ante el Birmingham (0-0). Pero el Fulham tuvo otros puntos altos en este mini-derbi. El veterano Danny Murphy y el peleón yanqui Clint Dempsey se salieron en la medular, ganando el duelo a un inexistente Mikel, superado por la responsabilidad de tener que reemplazar a Michael Essien.

Al descanso se llegó con pitos de la afición Blue, que pedía varios cambios. De nombres -al míster Ancelotti-, y principalmente de actitud a sus hombres, que estaban perdiendo un invicto de 20 partidos en casa por la Premier, y una racha de 45 años sin caer aquí frente a sus vecinos, los Cottagers, en la máxima categoría. Ancelotti espabiló a los suyos en el vestuario, aunque no quiso crucificar a nadie y mantuvo a los mismos once para el segundo tiempo. Hubo varios que se merecían la quema -Mikel y Ferreira los primeros, y quizá también Lampard-, aunque había que ver también cómo reaccionaría el Fulham con 45 minutos por delante y una ventaja mínima en su haber.

Y fallaron los de Roy Hodgson, porque metieron el culo bien cerca de Schwarzer y se olvidaron de atacar a Cech. Sólo hubo una ocasión clara (la falló Bobby Zamora, tras un balonazo largo que le dejó solo ante el checo), y luego todo fue un monólogo azul. A los 50 minutos, Joe Cole remató alto desde buena posición; a los 58, Schwarzer sacó una mano genial evitando el 1-1 de Drogba, y poco después Ancelotti ya vio suficiente y mandó al campo a Ivanovic en lugar de Ferreira. El cambio surtiría efecto a los pocos minutos.

A los 72, el serbio sacó el centro que viajó directo a la testa de Drogba para que el Perro pusiese el empate (1-1). Fue su gol número 19 de la campaña, el décimo cuarto en Premier; y sin solución de continuidad, en el frenético arreón del Chelsea, llegó también el gol de la victoria, a los 75. Porfió Salomon Kalou por la derecha, buscando el desborde, y también confió el ruso Zhirkov, que metió el balón a la zona caliente del área. Allí, el chaval Chris Smalling entró en pánico y acabó anotando en propia puerta, de forma lamentable. Era el premio a la búsqueda de los locales.

Y no se detuvo el vendaval Blue. Estaban lanzados los locales. A los 83, Drogba pudo haber anotado el tercero, y a los 90 fue Kalou el que dejó temblando el larguero de Schwarzer. No había dudas: la recuperación del Chelsea se había concretado. Pasó el temblor. Tras sólo una victoria en los últimos siete juegos oficiales, han vuelto las sonrisas en Stamford Bridge. Y justo a tiempo, además, porque Drogba, Kalou y Mikel (junto con Essien) se irán a África, y habrá que defender el liderato con otros titanes. Ya saben con qué actitud deben hacerlo: con la que mostró hoy el equipo de Ancelotti.



Alineaciones:
Chelsea (4-3-2-1): Cech, Ferreira (Ivanovic 63), Carvalho, Terry (c), Zhirkov (A Cole 83); Ballack, Mikel (Sturridge 70), Lampard; Kalou, J Cole; Drogba.
Goles: Drogba 71, Smalling a.g. 74.
Amonestado: Drogba 86.

Fulham (4-4-1-1): Schwarzer; Pantsil (Etuhu 66), Hughes, Smalling, Konchesky; Duff (Riise 83), Murphy (c), Baird, Dempsey; Gera (Johnson 70); Zamora.
Gol: Gera 3.
Amonestado: Baird 55.

http://www.goal.com/es/news/1881/europa/2009/12/28/1713547/premier-la-rabia-del-chelsea-rompe-la-depresi%C3%B3n-en-stamford
http://www.chelseafc.com/page/LatestNews/0,,10268~1917082,00.html

5 comentarios :

Publicar un comentario