Buscando...
marzo 07, 2010

FA Cup: Chelsea 2 – 0 Stoke City


Un día después de haberle respaldado públicamente, Frank Lampard se ha combinado con su compañero y amigo John Terry y ambos han marcado los goles de la victoria ante el Stoke City. De esta manera, los de Carlo Ancelotti dejan atrás la mini-crisis de dos derrotas en fila y aseguran continuar en la lucha por regresar a Wembley esta temporada, en donde ganaron este mismo título de la FA Cup el año pasado de la mano de Guus Hiddink.

"Todos hemos tenido nuestras cosas, nuestro problemas personales, pero John Terry es un hombre fuerte y podrá recuperarse sobre el campo de juego". La declaración -o más bien, la sentencia- fue de Frank Lampard en la víspera del partido. Respaldaba así públicamente a su compañero y amigo caído en desgracia. Ambos han llevado hoy en volandas al Chelsea rumbo a las semifinales de la FA Cup. Fue una tarde reivindicativa para los dos, pero especialmente para Terry, que venía haber visto cómo le abucheaban hasta los propios aficionados de su selección en el Inglaterra-Egipto. Hoy se ha tomado debida revancha.

Y con él, un Chelsea que necesitaba precisamente eso: coger el toro por los cuernos tras dos dolorosas derrotas en Premier y Champions. Se ha puesto en duda el honor, las agallas de este equipo, y la respuesta ha sido demoledora. El Stoke tendrá que seguir esperando para disputar su primera final de FA Cup en Inglaterra. Hoy se ha encontrado con un rival diferente. O mejor dicho, con el mismo Chelsea del comienzo de la temporada. Un Chelsea bestial. Que impuso condiciones desde el minuto uno, aún sin jugar un gran partido de fútbol. Pero fue el amo, el que marcó los tiempos del duelo, el que dijo cómo y cuándo había que apretar el acelerador, o tocar hacia los costados para conservar la posesión del balón.

Chelsea ha reencontrado al mejor Nicolás Anelka, a un muy buen Didier Drogba. Y el que ha recuperado para la causa a Terry, ayudado por su compadre, Frank Lampard. Aún así, fue el Stoke el que lanzó la primera gran advertencia de la tarde en Stamford Bridge con la jugada favorita de los Potters: el famoso, el célebre lateral directo al área de Rory Delap, para que algún gigantón lo cace por el aire. En este caso, lo que hubo fue un rebote y Whitehead remató desde segunda línea. John-Obi Mikel salvó bajo palos (m.15) y ya no habría más sustos semejantes para Hilario, quien también dejo una mejor impresión, tras algunos errores en el último partido de la Premier Lague.

Aún sin los sancionados Ballack ni Belletti, o los lesionados Carvalho y Bosingwa. Ancelotti metió todo lo que tenía en ataque (Drogba, Anelka, más los apoyos de Malouda y Lampard), y el choque fue un suplicio para los visitantes. A los 28 Anelka acarició el primero (remató apenas afuera, entrando por la banda izquierda), y a los 34 rechazaron bajo palos un disparo de Drogba que iba a gol. Y de ése córner nació el primer gol de la tarde. Tras un mal rechace de la defensa Potter, Terry y Lampard se echaron una mano, que para eso están los amigos. El defensa tocó hacia atrás y el mediocentro disparó de primeras, apuntándose su gol número 16 de la campaña, el segundo en FA Cup. Los Blues se quitaban ya de encima todos los temores y las prisas.

Y no cambió el panorama tras el descanso. Drogba seguía a lo suyo: a machacar. El meta Sorensen le tapó un claro mano a mano a los 46, y repitió el danés con una parada incluso más espetacular ante un cabezazo a bocajarro de Anelka, tras centro del propio Perro costamarfileño (m.66). No se entiende muy bien cómo no fue gol. Pero el martillo pilón del Chelsea seguía castigando a un Stoke que fue de más a menos... si lo de los primeros quince minutos se puede llamar más. El turco Tuncay Sanli, todo un buen futbolista, estaba más solo que la una arriba, y acabó como casi todas las tardes: fundido de tanto correr a los defensas contrarios, para marcarles, porque es que sus compañeros ni siquiera cogían el balón para dárselo en condiciones.

Era sólo cuestión de esperar el segundo, el de la puntilla, y no podría ser otro que Terry el que lo anotara. Era exactamente lo que estaban esperando los hinchas Blues para que este anodino partido, ante un rival impropio de estas instancias en la FA, tuviese algo realmente bonito, algún detalle para recordar. Y fue el gol de Terry, de cabeza. A córner de Lampard, por si faltara algo para cerrar la profecía que trazó el propio Frankie en la víspera. El defensa lo celebró con rabia, mostrando su brazalete a los hinchas de su club, recordando de paso que ya no podrá ponérselo el próximo Mundial en la selección de Inglaterra. Por culpa suya, claro. Pero no deja de ser doloroso para él haber perdido ese privilegio.

¿Qué detalles más deja este partido? Pues que el Chelsea sigue teniendo de hijo al Stoke, al que ganó en los últimos cinco choques entre ambos -contando Premier y copas- y contra el que sólo perdió una vez en los últimos 26 años. Los Potters, que nunca jugaron siquiera una final de FA Cup, se quedan otra vez con las ganas. El Chelsea, en cambio, ha cambiado las tornas tras las derrotas ante el City y el Inter y cogerá impulso ahora para volver a buscar lo que le quitaron este pasado sábado: el liderato de la Premier. Tiene un partido menos que el United y, de ganarlo, tendrá otra vez lo que era suyo.



Alineaciones:
Chelsea (4-3-2-1): Hilario; Ivanovic, Alex, JT (c), Ferreira; Lampard, Mikel, Malouda; Anelka, Kalou; Drogba.
Goles: Lampard 34, Terry 66.
Amonestado: Terry 85.

Stoke (4-4-2): Sorensen; Wilkinson, Ab. Faye, Huth (c), Collins; Delap, Whelan (Pugh 44), Whitehead, Tuncay (Lawrence 60); Sidibe (Kitson 60), Fuller.

http://www.goal.com/es/news/23/inglaterra/2010/03/07/1822157/fa-cup-los-amigos-reivindicativos-meten-al-chelsea-en-las
http://www.chelseafc.com/page/LatestNews/0,,10268~1986987,00.html

2 comentarios :

Publicar un comentario