Buscando...
septiembre 23, 2007

Mourinho, Mr. éxito

Era un ganador, pero su fuerte carácter lo llevó al choque con el magnate dueño del Chelsea y lo empujó a la sopresiva salida de Stamford Bridge.

LONDRES -- El adiós de Jose Mourinho ha sacudido al fútbol inglés y a toda la prensa británica, que llora ya su despedida con un tono de desamparo mientras recibe al nuevo entrenador, el israelí Avram Grant, antes a la sombra del portugués.

Los medios ingleses tratan de recomponer el rompecabezas que ha dejado Mourinho tras tres intensos años en el fútbol británico, un enigma que deja sin resolver las verdaderas razones por las que ha dejado un club con el que ha ganado dos Ligas y en el que cobraba más de 7'5 millones de euros al año.

Lo que está claro es que los tibios resultados de comienzo de temporada no sirven por sí solos para explicar la precipitada salida del club del portugués.

Para algunos, Mourinho ha dicho basta y deja el Chelsea, el fútbol inglés y a los medios británicos en mitad de un desamparo deportivo y mediático.

El autor de decenas de titulares para la prensa británica se ha ido en medio de un desconcertante silencio.

Desde que en la madrugada del miércoles se conociera su despedida los medios ingleses llenan este mutismo con el recuerdo de sus mejores frases y actuaciones en rueda de prensa.

En ocasiones el tono está cargado de duelo. Así, la BBC explica en un comentario de opinión el luto por Mourinho, en un juego de palabras entre el luso y 'mourning' (luto).

Su salida ha traspasado la esfera del fútbol. Hasta el Primer Ministro británico, Gordon Brown, ha tenido unas palabras en un verdadero tono de despedida al explicar que Mourinho era una de las "grandes personalidades de este deporte".

Las metáforas y comparaciones de 'Mou' han escondido a menudo pretextos sobre la pobre actuación de su equipo, acusado siempre de entrenador resultadista.

En una de sus últimas comparecencias comparó a sus jugadores con huevos de primera y de segunda calidad, en referencia a las lesiones de varios de sus hombres más importantes en la plantilla, sin los cuales le era muy complicado realizar una buena tortilla.

"¡Si no hay huevos no hay tortillas!", se quejaba el portugués.

Ese mismo martes el Director Ejecutivo del club, Peter Kenyon, prometió que no se despediría a Mourinho si no llegaban los títulos.

Por la noche el Chelsea hizo tablas contra el modesto Rosenborg aunque estrelló dos balones a la madera y el resultado, como afirmó 'Mou' tras el partido, podría haber sido de seis o siete a uno.

La madrugada del miércoles al jueves Kenyon era avisado para acudir con otros nombres importantes del club a una reunión de urgencia en Stamford Bridge y discutir la crisis del equipo.

El jueves, a las 10.45 de la mañana, Mourinho abandonó el campo de entrenamiento con el rostro escondido bajo su impermeable sin hacer un comentario sobre su salida. El club, mientras, colgaba en su página web un comunicado en el que explicaba el acuerdo al que habían llegado el equipo y el portugués para finalizar su relación.

Otro comunicado a mitad de mañana anunciaba que el israelí Avran Grant, amigo personal de Roman Abramovich, se hacía cargo del club en un "momento tan complicado" para la entidad.

Precisamente Grant, ex seleccionador de Israel y entrenador precoz como pocos -a los 19 años era ya técnico de un conjunto juvenil en su país- fue una de las gotas que colmaron el vaso.

El israelí llegó al club este verano como Director Deportivo del club bajo expreso deseo de Abramovich. El 12 de julio Mourinho, en un movimiento característico, abrazaba su llegada al equipo mientras lo advertía de que no se entrometiera en su trabajo.

Grant es ya el nuevo entrenador del Chelsea y ha enterrado de un plumazo los rumores que situaban a Juande Ramos y a Didier Deschamps en el banquillo aún caliente de Stamford Bridge. Además, como amigo personal de Abramovich, tiene la confianza del magnate ruso.

La bienvenida al israelí está aun por ver. Antes a la sombra del portugués como Director de Fútbol, puede sufrir en exceso el recuerdo de Mourinho. Pat Nevin, ex jugador del Chelsea, ya ha comentado con cierta ironía que Avram Grant va a ser tan bienvenido como Camilla Parker Bowles en un homenaje a Diana de Gales.

Precisamente ése es uno de los puntos que la prensa inglesa esgrime para el adiós de Mourinho, las injerencias en su trabajo y los constantes toques de atención.

Mourinho, campeón de Europa con el Oporto, doble campeón de Liga y campeón de la Copa Inglesa con los 'blues', creía que no se le valoraba lo suficiente, tanto en el club como en la prensa.

"Por favor no me llamen arrogante pero soy un campeón de Europa y creo que soy alguien especial", explicó en su presentación con el Chelsea en 2004, motivo por el que se le conoce en Inglaterra como "the Special One". Y como un tipo especial se le ha despedido.

http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=599457&page=story

0 comentarios :

Publicar un comentario